Ofú...

No sé si será el ángulo, o el Photoshop o es que esta criatura es en realidad así, pero por lo que yo veo con estos ojazos que me ha dao la naturaleza, este angelito le da tres vueltas a la Jennifer López.


Ahh... el fabuloso principio de Arquímedes...


¿Por qué nos gustan taaaaanto los culos (traseros, nalgas, glúteos, whatever) de las mujeres? Supongo que tendrá algo que ver con ese tema antropológico de la anchura de las caderas y su relación con la achura de la cintura, que a su vez está todo relacionado con la supuesta capacidad para tener hijos sanos y tal y cual y pascual. Es decir, pura programación genética, lo que más o menos equivale a instinto animal. Sin duda eso explicaría la insana obsesión.

Es que cuando cuando están bien hechos tienen hasta forma de corazón. Qué bonito, joer.

Hay que ver lo que dan de sí 3.000 millones de años de evolución...

De todo esto yo creo que hoy en día las tetas (y sobre todo su tamaño) es algo que está sobrevalorado, muy sobrevalorado. No me malinterpretéis, no es que no me gusten, adoro enterrar la cara en ellas, pero el culito a mi me llama más la atención. Además, ¿No sabéis aquella frase "El culo es el espejo del alma"? Pues eso.

Estoy un poco cansado de ver tanta teta enorme, desproporcionada, y total ¿para qué?. Si no las puedes abarcar con las manos menos aún te las podrás meter en la boca. Entonces... ¿para qué tan grandes? Algunos diréis "más vale que sobre...", pero no tenéis en cuenta los problemas de espalda que pueden llegar a causar a las mujeres unos pechos enormes. Pensad por un momento que eso es como cargar con una mochila del revés (es decir, sobre el pecho en vez de la espalda) durante toda la vida. Un poquito de por favor...

REIVINDICO: Tetas de tamaño normal.

Y ¿cual es el tamaño "normal" de una teta? Pues... hombre... está claro, ¿no?. Una relación equilibrada entre el ancho de su espalda, el tamaño de tus manos y lo mucho o poco que puedas abrir la boca. Anda queeee... vaya con la preguntita...


(Foto vía Caretas)

2 comentarios:

rantifusa dijo...

Buenas!
No voy a postear sobre esta entrada.. en realidad quería referirme a una que tenés del 2007 sobre loudness war..

te pregunto como opinión vos creés que el hecho de trabajar con audio digital determine tomar partido por ese criterio?
es decir.. a mí me parece genial como se grababan los discos en los ochenta.. y tengo en claro que se abusa del compresor y el limitador en audio digital.. pero también uno puede trabajar con audio digital y seguir manteniendo la ganancia que quiera.. o no es así?

abrazo grande!

quiero decir... porque uno use una daw no quiere decir que no pueda cuidar detalles de no recortar ataques de bombo.. etc
y usar el limitador con el fin que vos decías.. de arreglar problemas técnicos.. y no para subir el volumen por razones marketineras..

LSB dijo...

Ciertamente, el formato digital no determina en absoluto una cosa u otra. Los procesadores -digitales o analógicos- están ahí para utilizarlos de la forma que se desee, en un abanico que va desde reparar deficiencias hasta cargarse la grabación.

De hecho en la producción de CDs de música clásica no hacen estas barbaridades, porque el objetivo es ofrecer la mayor fidelidad posible respecto a lo que sería una sala de conciertos. Y créeme, con los ojos vendados ante un buen reproductor se puede llegar a creer que el violinista está en la sala :)

Por otro lado, en algunos vinilos de 12'' de música pop (los maxis típicos para discotecas) ya se empezaba a abusar de la compresión. El mismo tema en formato LP tenía un sonido distinto, más natural, con más matices, más contraste, etc.

Obviamente hablo de instrumentos mecánicos y no de sonidos generados electrónicamente, en estos últimos no hay un original al que guardar fidelidad.

En definitiva, sí que se puede grabar con mucha mayor limpieza, no en vano hay grupos que lo exigen. La cuestión ya es un tema de tendencias generales, y mientras la gente acepte...