Accidentes de tráfico vs suicidios

El INE publicó hace un par de días los resultados provisionales del informe de defunciones según la causa de muerte en 2006 en el que aparte de aparte de muchas otras cosas interesantes está lo siguiente:

Muertos por accidente de tráfico de vehículos de motor: 4.129
Muertos por suicidio y lesiones autoinflingidas: 3.234

La relación entre las cifras de una y otra causa no es en absoluto nueva, pero sólo se habla de los accidentes de tráfico (los periodistas, los primeros), al tiempo que los conductores somos acosados con toda clase de medidas prohibitivas y castigos por parte de la DGT que -dicho sea de paso- no siempre parecen estar destinadas a reducir accidentes y mortalidad, sino más bien a recaudar dinero.

Pero la realidad es que la relación entre víctimas de tráfico y suicidios es de 6:4, ó más concretamente de 56% a 44%. Otra forma más clara de decirlo es que, de media, cada día del año pasado murieron 11,3 personas en accidentes de tráfico, y 8,8 por suicidio.

Esa no es la idea que tiene la gente. Si se le pregunta a cualquiera, dirá que aunque se producen cierta cantidad de suicidios, esa cifra debe ser microscópica en relación a lo que suponen los accidentes de tráfico. Pero no es así.

¿Por qué no nos llama esto la atención?

Recuerdo que en un par de ocasiones la presa y la radio han consultado a expertos del centro Reina Sofía para el estudio de la violencia sobre la así llamada "violencia de género" y sobre la violencia infantil en los colegios, ambas ocasiones justo después de varios lamentables sucesos en respectivos entornos. La pregunta: "¿Es esto realmente una ola de violencia? Y si es así, ¿por qué?, ¿cual es la razón?".

La respuesta -un tanto genérica debido al poco tiempo disponible- siempre fue la misma: Si bien pueden darse -y se dan- variaciones a lo largo de las épocas en cuanto al uso de la violencia por ciertos motivos bastante complejos y aún poco claros, no es menos importante la sensibilización de la sociedad con respecto a un tema u otro.

Pues este tema del que hablo es lo mismo. No está de moda este tipo de noticia, la gente no se ha sensibilizado con respecto a esto y no hay "mercado" para esa actualidad. Las noticias de suicidios no venden, a no ser que sean en masa y preferentemente de una secta religiosa (o previamente concertada por Internet, claro).

Pues es una lástima, porque en realidad el suicidio es en la mayoría de los casos producto de una crisis mental extrema, un colapso psicológico tal que quien lo sufre cree que solo tiene una salida: Terminarlo. En definitiva, es un problema de salud.

Contra eso se puede luchar, pero las noticias que tengo desde hace ya bastante tiempo es que los servicios de Salud Mental están totalmente saturados con muchísimos afectados por depresión, ansiedad, estrés y todas estos "males modernos". Así, naturalmente es difícil luchar contra estos males.

Quizás vaya siendo hora de dejar de instalar radares en autopistas que no tienen peligro alguno y dedicar más recursos a luchar contra los trastornos nerviosos, que son una auténtica epidemia en el mundo actual.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con tu opinión. Tan importante me parece la cifra de los accidentes de tráfico como la de los suicidios. Es más, personalmente me preocupan más los accidentes de tráfico, lo siento, aunque sea duro decirlo, pero en la carretera muere mucha gente inocente que iba cumpliendo las normas y un kamikaze con exceso de velocidad o un borracho se los ha llevado por delante. Con esto no quiero decir que no me parezca alarmante la cifra de suicidios (me ha impresionado), pero no seamos demagogos y volvamos a lo de siempre con los malditos radares. A mi no me preocupa ni un solo radar porque cumplo las normas; por mí que pongan cien mil (por cierto, la mayoría están señalizados, cosa que no entiendo) y si la gente no cumple las normas que pague y que se publique que el dinero recaudado se destina a mejorar tal carretera (eso es lo que hecho yo en falta). Un saludo.

LSB dijo...

Opinión respetable, por supuesto. Aunque no veo demagogia en señalar la inutilidad de un radar fuera de lugar, así como tampoco en uno ubicado en un sitio de potencial peligro que no está operativo más que unas pocas horas al día. Coincido en la necesidad de mejorar tramos difíciles y puntos negros.

En cualquier caso el tema iba más encaminado a señalar el desconocimiento (mío también hasta hace un par de años) sobre una causa de mortalidad casi equiparable a otra tan conocida como los problemas del tráfico de vehículos.

Anónimo dijo...

Vuelvo a la carga... En mi opinión, las carreteras serían mucho más seguras si estuvieran llenas de radares. Las señales de limitación de velocidad máxima no las respeta nadie, ni en autopista, ni en zonas de obras, ni en carreteras secundarias. Nos quejamos de los puntos negros, pero en las zonas de obras en autovía señalizadas con limitaciones de 80Km/h en las que no hay un milímetro de arcén y únicamente dos carriles estrechísimos la limitación de 80 NO la respeta nadie (lo veo todos los dias). Sin embargo, en la zona donde hay un radar señalizado todo el mundo baja el pie del acelerador y, misteriosamente, todo el mundo guarda la distancia de seguridad con el vehículo de delante.
Lo que sí que no me gusta es que todavía haya puntos negros sin radar (hay puntos que por su ubicación geográfica o por presupuesto es complicado eliminarlos) y con lo que tampoco estoy de acuerdo es que los radares no estén la mayoría (por no decir todos)conectados "online" con la guardia civil y que les diera un aviso inmediatamente para intentar detener en el momento al que está poniendo en peligro a los demás. Y sobre, todo, que no sea únicamente una multa, sino penas más duras en función de la gravedad de la infracción.
Perdona por desviar el tema, porque entiendo que tu objetivo era alarmar de la cantidad enorme de suicidios (insisto en que no tenía ni idea y me parece alarmante y algo tendría que hacer el Estado para evitarlo), pero me repatea que únicamente se mencione a la DGT para criticar continuamente por el establecimiento de radares.
Creo que podrías haber publicado la noticia sin intentar relacionarla con los accidentes de tráfico, porque es una lacra tremenda que sigue allí y lamentablemente en estos casos muchos de los que forman parte de la estadística anual de fallecidos únicamente han cometido el "delito" de pasar desafortunadamente por allí, sin tener culpa alguna.
Por otro lado, afortunadamente, los medios se han empezado a dar cuenta de esta lacra y los accidentes se publican cada vez más. Por esa regla de tres, ¿para qué hablar de la violencia de género si "sólo" hay unas 100 mujeres al año?
De todas formas ojalá despierte en la sociedad lo mismo para las muertes por suicidio... pero una cosa no es incompatible con la otra.

Un saludo.

LSB dijo...

Entiendo, pero parece que yo diga que hay que dejar de hablar del tráfico o de la violencia en la pareja, y no es así en absoluto, eso sería una barbaridad.

Los medios para luchar contra algo siempre se pueden utilizar mejor, eso sería una conversación bien larga. Pero insisto: No se trata de ignorar algo, sino de prestar además la debida atención a otras cosas que también son importantes.

No olvidemos que, por ejemplo, ni la violencia en la pareja ni los accidentes laborales eran en absoluto noticia ni llamaban nuestra atención hasta hace muy pocos años (y no precisamente porque no existieran), pero eso -afortunadamente- cambió. Pues así quedan aún muchas otras cosas. La que menciono es tan solo una de ellas.

Anónimo dijo...

lsb, estoy completamente de acuerdo con tu último comentario. Quizás te entendí mal...
Respecto a la concienciación de la sociedad, también hasta hace bien poco estaba relativamente aceptado el conducir con unas copitas de más(total ,por unas copas no pasa nada). Afortunadamente esto está cambiando, no sé si gracias a la presión policial o si de verdad la gente es consciente del problema. Ahora el reto es conseguir lo mismo con la velocidad, que aunque sólo ocasiona el 3% de los accidentes según algunas estadísticas sí está presente en la mitad de los accidentes (la velocidad en sí no es el problema; es cómo afecta ante situaciones adversas: un reventón de una rueda, una maniobra indebida del de delante, un despiste por encender un cigarro o coger el movil, una placa de hielo en invierno, un obstáculo en la carretera, etc)...
Volviendo a tu tema, la verdad es que hasta esta entrada en tu blog no sabía que tantas personas se suicidaban anualmente. QUE BARBARIDAD!!!
Consigamos pues que nos concienciemos todos sobre estas muertes evitables...