El Papa está jodidamente fuera de control

El Papa Benedicto XVI (también conocido como "Joey Ratzo" o simplemente "Ratzy"), llegó el miércoles Yaundé, capital de Camerún, una de las regiones con mayor índice de afectados por el VIH del mundo, donde una de cada cinco personas está infectada.

Allí ha dicho una vez más que el sida no se resuelve con preservativos, que la gente lo que tiene que hacer es abstenerse. Pero como la gente no se abstiene (follar, folla todo el mundo, cuando puede, claro) el resultado es que la peña acaba palmando.

Definitivamente, en un tema como es el sexo yo no confiaría en un tipo cuya única relación es platónica, con un hombre invisible al menos 10.000 años mayor que él.

Pero no es solo eso. Le rebosan los casos de pederastia alrededor del mundo, odia a los homosexuales, prohibe a las mujeres trabajar en su gremio, excomulga a víctimas de violaciones, adora un libro que ensalza la sangre, genocidios, lapidaciones y otras numerosas aberraciones humanas, te pide ser socialista pero ejerce de capitalista, manda a sus subordinados a decir estupideces que cabrean a la gente... y tiene un gusto horroroso vistiendo.
No sé, creo que para ser Papa hay que tener los nervios un poco más templados (o tomarse la pastilla todos los días sin falta).
¿Hay algún veterinario por ahí? Creo que tenemos en el botiquín un dardo tranquilizante.

1 comentario:

benjiorozco dijo...

Ufff, aunque estas palabras podrán molestar a mucha gente no lo pudiste describir mejor!