Fundamentalistas católicos acosan a Fernando Pastor

Fernando Pastor, el padre que conseguió una sentencia judicial en Valladolid contra los símbolos religiosos en los centros educativos públicos, está siendo víctima de acoso e insultos por parte de padres de la escuela, animados por la directora, según publica Ciudadano Rebelde.

He comentado allí que la sentencia me parece justa porque en un Estado aconfesional no proceden símbolos religiosos (que también son PROPAGANDA) en las escuelas. Al igual que -por motivos lógicos- no hay propaganda del PSOE o del PP en las paredes de las aulas, tampoco tiene que haber crucifijos, ni símbolos de otra religión cualquiera.

No sé por qué un niño tiene que ser expuesto a propaganda política o religiosa en una escuela pública.

Enterémonos: La Constitución Española garantiza el derecho a tener un credo, pero NO A HACER CUALQUIER COSA en nombre de ese credo o de cualquier otro, mucho menos faltar a las libertades y derechos fundamentales de las personas acosando e insultando a quien -para colmo- la Justicia acaba de darle la razón.

Enterémonos de que las Iglesias (Católicas o de cualquier otra orientación) NO tienen privilegios especiales sobre las personas. Afortunadamente la Constitución garantiza a los ciudadanos muchos otros derechos y libertades que de ninguna manera pueden ser pisoteados por las religiones, tal como lo fueron en el pasado.

Además, los credos religiosos son asuntos personales. El art. 10.1 de la Constitución también tiene algo que decir respecto a este tema:

"La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social."


Dudo mucho que adoctrinar a niños en credos religiosos sea darles libertad en el desarrollo de su personalidad, pero si los padres quieren llenarle al niño la cabeza de temas religiosos -y la Ley decide que eso no es un abuso-, para eso tienen las iglesias.

Los acosos e insultos de que está siendo víctima Fernando son punibles.

Repito: Las Iglesias NO tienen privilegios especiales sobre las personas, no pueden saltarse los otros muchos derechos y libertades que la Constitución nos garantiza a los ciudadanos. La gente es libre de tener un credo y practicarlo siempre y cuando respete a los demás.

Fernando está siendo VÍCTIMA de ataques contra su persona, por parte de fundamentalistas católicos, y simplemente porque la Justicia ha fallado a su favor. ¿Qué locura es esa?

Provocaciones, insultos, acoso, intentos de castigo o venganza... ¿¿por ejercer sus derechos??...

Desde luego, no me quiero ni imaginar cómo se sentirá Fernando. Yo, desde aquí, no es que sienta "herida mi sensibilidad", siento violentados mis derechos por las constantes manifestaciones autoritarias, presiones, acusaciones de falta de "ética" o de "humanidad", y otras agresiones dirigidas a los que no tenemos credo religioso porque no nos hace falta.

Nosotros los ateos creemos en el ser humano y lo respetamos por el hecho de serlo, porque es lo lógico y porque está demostrado que respetarnos y ayudarnos es siempre ventajoso para cada individuo y para el conjunto de la sociedad al mismo tiempo. Eso es mucho más efectivo y defendible que dejarlo a la aletoriedad de la creencia o no en una religión.

Por solidaridad con Fernando, y porque los ateos estamos cansados de que se nos acuse y se nos insulte. Merecemos respeto y queremos ese respeto.

No hay comentarios: