Bien y no tan bien

Según El Mundo, hoy martes 23 de septiembre (Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres) el Gobierno ha anunciado el apoyo mediante ayudas económicas y cobertura legal a las prostitutas víctimas del tráfico de personas, comprometiéndose a no expulsarlas del país en el plazo de un mes mientras deciden si denuncian a quienes les explotan.

El fin es proteger y alentar a las víctimas a denunciar a sus secuestradores y explotadores, lo cual me parece una estupenda iniciativa que ya tardaba en ponerse en marcha.

Y es que las cosas son como son: Cuando una persona, asociación o un partido político toma una buena decisión, tiene mi reconocimiento, y cuando trata de manipular, abusar y robar pues tendrá algunos de mis calificativos menos "honoríficos".

Los colores, sinceramente, me parecen religiones: Ideología barata y caduca para consumo adictivo en cantidades industriales. Igual esto de no verle pies ni cabeza al tema de los colores es debido a mi daltonismo (no hay mal que por bien no venga, dicen).

No tan acertada me parece la segunda parte: ' En paralelo, se desarrollarán campañas de sensibilización para que la ciudadanía entienda que "generalmente, detrás de una prostituta hay una víctima de explotación" ' (más adelante cuantifica ese "generalmente" entre el 80 y el 95%). Si, bueno, supongo que esperar cifras realistas sería ya demasiado. Creo que había algo sobre unas peras y un olmo que explicaba esto.

Pero hoy me voy a quedar con la buena noticia. Estoy taaaaaaan cansado de despropósitos que hoy me apetece terminar el día con una buena noticia.

Mañana será otro día, en concreto miércoles 24 de septiembre de 2008, el primer día del resto de tu vida. Trata bien a la gente, conduce con precaución, no tomes demasiado café y empieza a hacer ejercicio de un puta vez.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, pues no me parece mala idea lo de la segunda parte. Creo que por la misma regla de tres que la mayor parte de la gente no ve con buenos ojos la compra de un artículo robado no se debería contemplar con tanta condescendencia la contratación de los servicios de una prostituta, dada la situación en la que se encuentran la mayoría de ellas (a falta de otra información al respecto tendré que creerme los datos aportados, ignoro si serán realistas o no).
Hace un par de días pude ver en el Centro Cívico de Triana un mini-documental sobre el tema: "El hombre invisible". No sé si formará parte de esa campaña, lo que sí es cierto es que tal vez la puesta en práctica de la idea (el documental, vamos) no está a la altura de las intenciones, al menos para mi gusto.

LSB dijo...

Entiendo. Pero a lo que me refiero es a que esos datos no me cuadran. Un botón de muestra es la forma sistemática en que están siendo ignorados los colectivos de mujeres a favor de la prostitución.