Una de spam

Vía Loogic leo en Trabajar sin Conexión que La percepción del spam cambia... Pschee, no se yo. Con todos mis respetos hacia la encuesta, no es lo mismo el spam de toda la vida que los correos-coñazo de los servicios a los que estás suscrito.

Éstos últimos los controlas, muchas veces se puede elegir no recibir boletines y tal, o en último término puedes darte de baja de esos servicios.

Pero el puto casino de los cojones, o la pharmacia de las hierbas de los cojones, o el estiramiento de polla... de eso no se libra uno ni pa dios, es un virus, una peste, solo de pensar en ello me empiezo a sentir mal físicamente.

El filtro antispam hace lo que puede, pero no es 100% fiable. También he probado a tener el detalle de hacerle unos cuantos millones de páginas vistas (incluyendo imágenes y demás artilugios incrustados) a la puta pharmacia o al estirapollas de turno, pero al parecer les da igual.

En fin, que hay una diferencia. Los servicios habituales de uno... hombre, se ponen un tanto cansinos, pero están controlados. Al natural born spammer sólo puedes nombrarle a la mamá, cosa que no lo detiene, pero desahoga una barbaridad :)

No hay comentarios: