Los bebes y el software

En este vídeo el pequeño Aaron es incapaz de permanecer despierto, pero su instinto de supervivencia no para de avisarle de que podría caerse.

A diferencia de un adulto, aún es demasiado pequeño para darse cuenta de que bastaría con tumbarse hacia el lado para encontrar una postura segura y cómoda. Y su estado, altamente soñoliento y al borde de la inconsciencia, le impide protestar (llorar) para que alguien intervenga y le lleve a la cama. Al final encuentra una solución por si solo, pero más por azar que otra cosa.

Esto es muy parecido a lo que le ocurre al software en determinados cuelgues temporales: Ni puede lograr su propósito, ni puede solicitar una entrada por teclado para que alguien intervenga y así salir de la situación.

Estos cuelgues son frecuentes en los bebes, y como la cabeza les pesa demasiado la situación resulta altamente inestable.

Como geek, el mundo de los los bebes me resulta realmente fascinante.

Enlace al vídeo

BTW.: Supongo que no hace falta decir que cuando observéis esto en vuestros respectivos mini-yos debéis de tener especial cuidado de que haya sitio blandito suficiente para un (más que probable) cabezazo. Y no seáis mamones, no dejéis que el experimento dure más allá de unos momentos.

No hay comentarios: