Uno de esos infiernos

Una de las cosas más terroríficas que pueden pasarle a un geek (aparte de mudarse a otra vivienda) es que la mujer de la casa (novia, esposa, madre, whoever) diga: "¡Vamos a hacer limpieza y a pintar!"...

>GEEK PANIC!!

--No bromees con esas cosas...
--Hay que pintar, las paredes están amarillas
--Yo creo que es un blanco-marfil o algo de eso. Vamos, que es su color
--MIRA ese rincón ¿Lo ves? Está renegrido, sucio, ASQUEROSO
--De verdad que yo lo veo bien. Además, aquí en la cueva sólo entran mis amigotes, y ellos no reparan en nada que no esté dentro de la pantalla...
--La resistencia es inútil

Tenías que intentarlo.

Hay MILLONES de cables, y cada uno de ellos tiene dos conectores que van enchufados a MILLONES de aparatos. Todo eso está dispuesto de una forma cuidadosamente caótica que te ha costado dos años alcanzar, desde la última vez que moviste todo.

Pues ahora tienes que retirarlo todo, y rapidito. Y luego -claro está- volverlo a montar.

Pero... ¿Por qué? Vale que la cocina hay que tenerla limpia, pero el polvo y las pelusas NO TE VAN A MATAR, joder.

Again: La resistencia es inútil.

Lo bueno es que aparecen cosas que no sabías dónde estaban, por ejemplo discos duros externos a los que podías acceder desde la red local pero que no podías encontrar físicamente.

Para poder mover las estanterías tienes que retirar los libros. OMG, hay MILES. Dicen los informes que los españoles no leen... ¿Cómo van a leer, si entre un par de amigos míos y yo tenemos TODOS los libros?

He estado offline dos días y no sabía qué hacer -por las mañanas no me apetece leer, y no detecté ninguna señal WiFi que hackear con el portátil-, así que cogí el coche, enchufé el GPS y me di una vuelta por ahí. El mundo real no ha cambiado prácticamente en nada, excepto que ahora hay más bloques de pisos vacíos a ambos lados de la carretera, y más baches. Dos cosas perfectamente predecibles, por cierto.

Bueno; ya estoy volviendo a poner las cosas en su sitio poco a poco, aunque es totalmente imposible restaurar el perfecto caos anterior. Una lástima.

Ahora, cuando fumas te dicen: "¡¿Ya estás fumando en la habitación recién pintada?!". Yo aquí aconsejo contestar al estilo Faemino y Cansado: "No, no, esto no es un cigarrillo, qué va, lo parece pero no lo es. Además; si a mi ni siquiera me gusta fumar...".

Ah, y... ¿Puede sucederte algo chungo cuando estás en el infierno (aparte del infierno en sí mismo)? ¡¡Por supuesto que sí, de eso habla la Ley de Murphy exactamente!!. Al volver a poner una de las CPUs en su sitio, se negaba a encender. Ni un LED, ni un ventilador, ni un leve ruido... nada. La fuente de alimentación sufrió de muerte súbita mientras dormía.

¿Que qué tiene que ver el hecho de mover el ordenador con que se averíe la fuente? Absolutamente nada. Era más probable que se moviese la tarjeta gráfica y luego no tuviésemos señal de vídeo por ejemplo, pero no olvidemos que la Ley de Murphy invierte las probabilidades para darte por culo lo máximo posible.

Eso si: Tenía aquí una fuente de repuesto (tener muchos cacharritos -y algunos por duplicado- a veces tiene sus ventajas), así que la cambié y asunto resuelto.

En fin; eso de que nadie ha estado en el infierno y ha vuelto para contarlo es una burda patraña, y este post es la prueba. Por lo demás, la próxima vez que oiga algo de de "pintar" me encadeno a la mesa con tres candados y me trago las llaves.

No hay comentarios: