g y G

Siempre te pasa lo mismo. ¿Eso de la gravedad terrestre era "g" o "G"? Por suerte tienes Internet para averiguarlo, pero es que a este paso la memoria se te va a reducir a una lista de URLs.

Te lo voy a explicar para que no se te olvide.

Una vez hubo un tipo muy inteligente llamado Isaac Newton, gracias al cual sabemos lo siguiente: "Todos los objetos con masa se atraen mutuamente, sí o sí". Ese fenómeno se conoce como gravedad.

Para más detalles, la fuerza con que uno de esos cuerpos atrae al otro es directamente proporcional al producto de las masas, e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. Y mira por donde, resulta que al medir esta fuerza siempre aparece el mismo numerito: G.

G (en mayúscula) es la constante de gravitación universal, y su valor es 6,67 × 10–11 Nm2/kg2 (más o menos) aquí y en cualquier parte del universo conocido, al menos por ahora.

Normalmente, G te va a importar un carajo, porque tu no te dedicas a calcular el movimiento de los cuerpos celestes (valga el ejemplo). En cualquier caso, puedes asociar la G mayúscula a "universal" o "grande".

Ahora es cuando viene lo bueno: Te presento a Angélica, nos va a ayudar en la clase de hoy.





Angélica tiene un par de... preciosos y apetitosos atributos que aparecen en primer plano, y que destacan (además de por su naturaleza propia) porque están siendo atraídos por la gravedad terrestre, que es lo que vamos a ver a continuación.

Naturalmente, la Tierra (que es bastante grande) ejerce una atracción gravitatoria sobre cualquier cuerpo que tenga masa, como las tetas de nuestra invitada. ¿Cuanta atracción? Bueno, eso depende de la masa de sus tetas.

g (en minúscula) es otra constante, diferente de la anterior. Designa la aceleración de la gravedad o intensidad del campo gravitatorio en la superficie de la Tierra. Su valor es 9,80665 m/s², y viene a significar que cualquier objeto que dejemos caer libremente (insisto, sobre la superficie de la Tierra) irá acelerando a un ratio de 9,8 metros por segundo, cada segundo que pase desde que lo soltemos hasta que se de el piñazo contra el suelo. Eso es sin contar con la resistencia que pueda oponer el aire.

Para ser exactos, g no es una fuerza. La fuerza en realidad es el efecto que g produce en ese objeto que cae, o en las tetas de Angélica (que afortunadamente no se caen porque están unidas al cuerpo, pero tiran para abajo), porque ambas cosas tienen masa. De ahí que:

Fuerza = masa x g

Esa fuerza es en definitiva lo que pesan las tetas de Angélica, y que ya te gustaría a ti comprobar sujetándolas con tus manos.

g se utiliza como valor de referencia para fuerzas implicadas en la aceleración. Todo cuanto está sobre la Tierra (y tiene masa) está sometido a una fuerza equivalente a 1g de aceleración "hacia abajo", o sea, hacia el punto central de gravitación de la Tierra (que no es exactamente el centro geométrico pero casi). Todo esto es a su vez la razón por la cual los habitantes de la Patagonia y los exploradores locos que visitan las bases en la Antártida no se caen p'abajo aunque la Tierra sea redonda.

¿A que mola? Pos eso.

Ya el colmo de lo curioso es que las tetas de Angélica no pesan lo mismo en los polos que en el ecuador (no tanto como para notarlo "echándoles un tiento", pero hay diferencia). Y no; no es por el frío. Te dejo a ti averiguar el por qué, así piensas un poco, para variar.

No hay comentarios: